onicofagia, el problema de comerse las uñas

Hoy queremos hablaros ahora de un problema que afecta a muchas personas, conocido como uñas.

Morderse las uñas va relacionado en muchos casos con nerviosismo o con el hecho de ser personas que enseguida nos estresamos. En algunos casos acaba convirtiéndose en un verdadero problema,no sólo estético y que necesita algún tipo de tratamiento y solución.

QUÉ ES LA ONICOFAGIA:

Onicofagia es la manía de comerse las uñas y de hecho se define como una patología de carácter psicológico por lo que necesitará de un tratamiento para poder controlarla y de hecho para poder acabar con ella.

Nada tiene que ver con la Onicofagia el que de vez en cuando, o en periodos concretos de nuestra vida, acabemos mordiendo las uñas, pero si eso lo convertirmos en algo continuado y de hecho vemos que nuestras manos apenas cuentan ya con uñas, seguramente estamos sufriendo de este mal y necesitaremos acudir a un médico para que nos trate.

Por un lado se relaciona el derivar esta patología a problemas externos como pueden ser problemas de pareja, de relaciones, económicos o de salud y que al fin y al cabo puede derivarnos en una ansiedad y estrés que hará que nos mordamos la uña.

Por otro lado, y aquí hablariámos de casos algo más difíciles de diagnosticar y de solucionar, están los problemas internos y que hacen que las personas que no se acepten como tal o no estén a gusto consigo mismas, vean (de modo inconsciente) que el acto de morderse las uñas les permite auto-flagelarse o auto-castigarse.

Como digo, este tipo de casos son especiales y además complicados a la hora de tratarlos ya que están relacionados con la personalidad y la “psique” de la persona que sufre la patología y que antes que nada deberá asumir su complejo o el que no se ve como lo que desea frente a los demás.

REMEDIOS NATURALES PARA NO MORDERSE LAS UÑAS:

Si bien este problema conocido como Onicofagia debe ser tratado por un médico especialista, cabe añadir que existen una serie de remedios que te ayudarán a evitarlo.

Podemos optar por la pimienta por ejemplo, colocada en el borde las uñas, o el colocarnos esmalte de sabor amargo. De este modo no te gustará mucho la sensación en tu boca y acabarás evitando el moderte las uñas.

Prueba además a tener las uñas bien limadas para que de este modo no encuentres bordes y sea más difícil comenzar a morderlas.

Por otro lado y antes de aplicarse productos o picantes sobre las uñas, puedes utilizar otros métodos y de este modo cada vez que te entren ganas de mordertes, prueba a coger una de esas pelotas anti estrés y aprietala fuerte. De este modo podrás canalizar por otra vida tu ansiedad y tu estrés.

Fuente: tendenzias.com